Volver a Listado de Noticias >
01SEPTIEMBRE 2016

Invertir en energía solar para protegerse de
los cortes de luz

Paneles solares

Los equipos fotovoltaicos para viviendas pueden servir de apoyo en esos casos inesperados. Características y precios de los equipos y la instalación.


Los paneles solares fotovoltaicos son adecuados para proveer energía autónoma en sitios donde la electricidad no está disponible, tiene poca fiabilidad o es muy costosa. En los dos últimos casos, estos sistemas ofrecen independencia energética de la red y sirven de apoyo para los cortes imprevistos del suministro.


Si bien la inversión inicial para instalar equipos de generación fotovoltaicos es abultada, su rendimiento respecto de un generador alimentado por combustible y su vida útil son mayores. Y se suman los beneficios ambientales como fuente de generación de energía limpia libre de emisiones.


En una vivienda del barrio El Golf, en Nordelta, se instaló un kit fotovoltaico con banco de baterías. “Los dueños de la casa, ambos arquitectos, tenían interés en incorporar sistemas de generación de energía en sus obras, y decidieron ponerlo en práctica en la propia”, comentan desde Sungreen, proveedores de estos equipos que cubren el requerimiento de energía para iluminación, refrigeración, bombas de agua y diferentes equipos de entretenimiento de la vivienda. En este caso, la inversión fue de 25 mil dólares.


El costo de la instalación varía de acuerdo a la capacidad de generación que requiera la vivienda. Los equipos más básicos parten de los 60 mil pesos (Hissuma Solar) y producen la energía necesaria para mantener el frío en la heladera y algunas luces. Una opción intermedia, que abarque electrodomésticos (heladera, TV y lavarropas), más iluminación y otros consumos menores, implica una inversión de unos 115 mil pesos (Solar y Eólica). En todos los casos, los kits están compuestos por los captadores de energía (módulos fotovoltaicos), baterías para acumular la energía, reguladores de carga (cuidan la vida útil de las baterías) e inversores (convierten la corriente continua en alterna, como la de red). La corriente alterna de 220V y 50Hz es la utilizada por los electrodomésticos e iluminación.


Todos los equipos deben ser instalados por electricistas idóneos, acorde a la normativa de diseño de los sistemas fotovoltaicos para asegurar el correcto rendimiento y funcionamiento del sistema. “Se debe tener en cuenta el correcto dimensionamiento de protecciones y cableados, y conectar correctamente a tierra según corresponda”, aclaran los especialistas de Sungreen.


Los módulos fotovoltaicos se disponen a la intemperie, sin ninguna protección adicional, mientras que el regulador de carga, baterías e inversor requieren de un sitio cubierto, limpio, seco, no inflamable, y bien ventilado (se recomienda la utilización de extractor de aire). La estructura soporte de los paneles generalmente es de perfilería de aluminio.


El mantenimiento recomendado implica el ajuste periódico de toda la bulonería, la limpieza del frente de los módulos y la inspección de circuitos y conexiones. Por último, hay que considerar el reemplazo de baterías cada 3 o 4 años.


Fuente: Diario Clarín, Suplemento ARQ.