Volver a Listado de Noticias >
20JULIO 2013

Microinversiones, los negocios que generan una renta inmediata

Microinversiones

Las oportunidades para quienes tienen menos de $ 450.000. Desde cocheras y guarderías naúticas hasta monoambientes, lotes en barrios cerrados recién lanzados y chacras productivas. Dónde destinar los ahorros y por qué. Los negocios que generan una renta inmediata. Además, el fenómeno de la cuota parte.


A pesar de la crisis y del cepo al dólar, el pequeño mundo de las microinversiones parece estar en una pseudo burbuja que protege y aísla a algunos productos de la realidad del mercado. Así sucede con las cocheras, los monoambientes, los terrenos, las guarderías náuticas y también con las cuotapartes o condominios en hoteles y centros comerciales. Mucho más aún si el inmueble está ligado directamente a una renta asegurada, como ocurre en la mayoría de los productos enunciados. "De las 400 cocheras que tiene el proyecto, solo quedan 100 y ni siquiera necesitamos usar el crédito del banco. Y es así porque es una inversión baja y porque la gente que tiene flujo de pesos no saben qué hacer con ellos. Además, las cocheras al ser públicas (se alquilan por hora, día o mes) dejan una renta de $2.400 mensuales. Es decir: quien tiene un millón de pesos puede comprar un departamento que le deje una renta mensual de $5.000 o comprar cuatro cocheras y obtener casi el doble de rentabilidad", explica Sebastián Cantero, CEO de Sebastián Cantero Bienes Raíces, quien comercializa a $ 240.000 las cocheras del proyecto Tango Work & Live, proyectado por Mario Roberto Álvarez y Asociados. Similar precio pero distinto beneficio tienen las que ofrece Quirico Construcciones sobre Triunvirato en Villa Urquiza, a $ 220.000 con una renta estimada de $900 mensuales. En ambos casos se ingresa con el 50% del valor y el resto se paga en cuotas. En ambos casos, aceptan Cedines. "En las cocheras no hay riesgos de maltrato de la unidad y no se requieren garantías de alquiler, ni hay riesgo de juicios", continúa Cantero.


Otro negocio que gana adeptos es el de las guarderías náuticas. A fin del año pasado se lanzó el fideicomiso de Puerta Delta, que comenzó ofreciéndose a u$s 14.000 la cuna o cama náutica. Administrado en un pool de renta, el propietario que no use su unidad puede cederla a la administración para su alquiler. Eso garantiza que no se fije cualquier precio y que todos reciban una renta proporcional. Si la ocupación del complejo es del 50%, el propietario recibe ese mismo porcentaje del valor de su unidad. Luego, también en Tigre, se presentó Tifón Water Planet: un proyecto con capacidad para 4.000 camas aproximadamente. "La cantidad se va a determinar en función de las embarcaciones que la ocupen. Si son chicas, entrarán más. Pueden guardarse desde una moto de agua hasta embarcaciones de 40 pies", explica Claudio Ronchi, coordinador de proyectos de Achával Cornejo, la inmobiliaria que comercializa el proyecto que se entregará en 30 meses. En cuanto a valores, el espacio más pequeño se vende en $54.000 al contado o en cuotas de $1.600 mensuales mientras que una cama standard de 21 pies cuesta $55.000 y 24 cuotas fijas de $3.200. Una diferencia sustancial con otros inmuebles es que las camas no tienen escritura individual y el derecho de propiedad se soporta con una acción de una sociedad anónima que es la propietaria del emprendimiento. "El título da derecho al uso. Es una cuotaparte. Se puede alquilar, entregándolo a la administración central mediante un acuerdo. Mientras esté cedido para su locación, el propietario no paga expensas aunque su cama no esté ocupada", sigue Ronchi y agrega que suelen alquilarse entre $ 2.000 y $ 3.000 por mes.