Volver a Listado de Noticias >
29JUNIO 2015

Mercado inmobiliario: medio año cuesta arriba

Mercado Inmobiliario

Importantes desarrolladores analizan la evolución de las propiedades durante la primera mitad de 2015. La influencia del dólar, el Cedin y los precios.


Finaliza el primer semestre de 2015 y el mercado inmobiliario nacional experimenta síntomas de recuperación con respecto al año pasado. Las expectativas de un cambio de gobierno dentro de seis meses no son suficiente motivo. Existen datos objetivos que dan cuenta de la realidad de este escenario, como el comportamiento del dólar y los precios de las propiedades.


“El 2015 ha sido hasta hoy más auspicioso de lo esperado”, señala Francisco Altgelt, vicepresidente de Altgelt Negocios Inmobiliarios. Las cifras de abril, el último mes relevado, le dan la razón. Según CDI Consult, durante este período la demanda registró un incremento interanual de 38,77%.


Los cambios positivos en esta variable se debieron en gran medida a la estabilidad del dólar. “La gente se dio cuenta que ‘quedarse en dólares’ dejaba de ser negocio a futuro, luego de varios meses de quietud cambiaria y con un dólar paralelo que bajó de $15 a $12,50”, resume Carlos Spina, gerente comercial de Argencons. Altgelt acuerda: “Por lo que se percibe, intentarán plancharlo hasta las elecciones de octubre”.


Spina menciona al uso del Cedin como otro factor que impulsó parcialmente la demanda. Implementado en 2013 para paliar la crisis que generó el cepo cambiario en octubre de 2011, el Cedin –un instrumento para blanquear capitales en el exterior– tuvo en realidad un impacto relativo sobre el mercado inmobiliario. Hasta marzo, solo hubieron 25.600 certificados suscriptos por un total de US$ 1.400 millones, mucho menos de la mitad de los US$ 4.000 millones proyectados por el gobierno. Los Cedin pueden adquirirse hasta el 31 de junio, de acuerdo a un último decreto de prórroga.


Por su parte, Leonardo Rodríguez Nader, CEO de Edfan Desarrollos, reconoce que está recibiendo más consultas y comprende que gran parte de estas inquietudes provienen de “la expectativa por el nuevo ciclo político-económico que, más allá de los resultados, tendrá como efecto en el mediano plazo la revalorización del peso por la entrada de capitales externos”.


Altgelt también detecta “un interés de extranjeros en el real estate local”, que atribuye a precios más atractivos. “En términos generales, se podría hablar de una baja del 15% en dólares. En 2014 los propietarios querían vender a precios del 2013 y los compradores, con dólares en su poder, hacían ofertas agresivas”, afirma. Spina es más cauto: “Los que dicen que en Buenos Aires los inmuebles están caros son los que estiman la cantidad de salarios necesarios para adquirir una unidad y equiparan los precios con la rentabilidad que dejaría un alquiler”. Por el contrario, afirma que los que dicen que están baratos comparan con países vecinos y otros activos. Spina concluye: “Las propiedades de calidad premium nunca siguieron a los salarios. Hoy, la renta está en lugares bajísimos pero la culpa es de las fuerzas del mercado y sobre todo, del cepo cambiario”. Rodríguez Nader coincide y es optimista: “Si hacemos una comparación por segmento de producto y ubicación relativa, los valores en Buenos Aires están entre un 30 y un 50% más baratos que en el resto de las capitales de Latinoamérica. Con lo cual, si el poder adquisitivo promedio en el país crece, los valores se van a acercar a los de la región”.


Fuente: ARQ.Clarin, por Inés Álvarez.