Volver a Listado de Noticias >
12SEPTIEMBRE 2013

Claves para desarrollar viviendas en el Sur porteño para la clase media

Viviendas en el sur porteño

La posibilidad de desarrollar viviendas para la clase media, un objetivo ansiado por los emprendedores inmobiliarios de todo el país y muy pocas veces conseguido, está siendo puesto en práctica en zonas históricamente relegadas en el Sur de la Ciudad de Buenos Aires.


La operatoria de Grupo FBA se basa en un mix que combina las bajas incidencias del terreno en barrios como Parque de los Patricios o Nueva Pompeya, con las distintas herramientas de crédito hipotecario blando ofrecidas por el Banco Ciudad.


El titular de Grupo FBA, Dr. Roberto Santoro, asegura que si bien su firma no es la única que construye en esos confines porteños, sí la considera pionera en desarrollar proyectos de un volumen importante –algo inusual para la zona- y con el mismo nivel de calidad constructiva y servicio comunes que en otros barrios más favorecidos. “No es vivienda social sino un producto de excelente nivel para un target medio”, aclara.


Actualmente, Grupo FBA está desarrollando Torres del Parque 1 y 2 en la calle Coronel Pagola, a una cuadra y media de Sáenz, casi en el límite entre Nueva Pompeya y Parque de los Patricios, sobre un terreno común de 3.000 m2. Allí las incidencias son menores, pero en contrapartida se deben realizar trabajos de pilotaje debido a lo anegadizo de la tierra.


“Nuestro target son parejas o matrimonios jóvenes de 28 a 35 años que buscan su primera vivienda”, explica el desarrollador. Para llegar a este público, la firma aprovecha los créditos intermedios o de apalancamiento (al constructor) y los préstamos hipotecarios (al comprador) del Banco Ciudad, éstos últimos con tasas subsidiadas del 16% anual para vivienda en los barrios del Sur, a diferencia del 24 % que cobra por los mismo créditos en otros barrios más al Norte.


Esto permite que las unidades se entreguen después de aportar sólo el 25 % del precio total durante el periodo de obra, y que el saldo del 75 % restante se financie en los términos mencionados. “Lo importante –concluye Santoro- es poder incorporar al mercado a un público relegado por los grandes desarrolladores”.